reloj biológico

El mejor momento para procrear: ¿Cómo funciona tu reloj biológico?

¿Qué es el reloj biológico?

“Estamos hechos de tiempo”, quizá por ello, esa frase que pudiera sonar tan filosófica, en verdad se refiere a una realidad orgánica, y por lo general, se le conoce como reloj biológico humano, a los periodos de tiempo durante los que nuestro cuerpo cambia liberando hormonas, desarrollando órganos, iniciando y concluyendo ciclos y procesos propios de ciertas edades.

Existe también un reloj biológico del sueño, el ritmo circadiano, que básicamente es automático y regula funciones vitales como dormir, sentir apetito o incluso respirar, pero vayamos un poco más lejos, hacia el reloj biológico de las mujeres.

Seguramente has escuchado este concepto que, concretamente, se refiere al mejor momento para quedar embarazadas y tener hijos, ya que el tiempo que mide este reloj biológico es el que marca la etapa más fértil de la vida y que, en cuenta regresiva, comienza a disminuir a partir de los 35 años de edad, lo que significa que después de esa edad, cada año siguiente las opciones para concebir se reducen drásticamente.Lo anterior, debido a una disminución de la reserva ovárica, que es la cantidad de óvulos con los que nace una mujer y que va disminuyendo con el paso del tiempo. En México y el resto de América Latina, a esta primera menstruación se le conoce como “menarca” y la edad en la que ocurre se encuentra entre los 9 y los 15 años.1-2,6

relon biológico

Nuevos tiempos, nuevas maternidades

Si bien en la actualidad, debido a los innumerables cambios y modificaciones en todos los ámbitos que se han suscitado sin interrupción desde finales del siglo XX, los avances tecnológicos en el campo de la medicina y la salud han aumentado las expectativas de vida de la gran mayoría de los seres humanos, pero también estamos presenciando una alteración de los ritmos y tiempos vitales, y por lo tanto, han comenzado a imponerse nuevos tiempos para la maternidad, en los que es posible lograr el embarazo en edades mayores o al límite de las que marcan los relojes biológicos de las mujeres, gracias a las innovaciones en el área de la reproducción asistida.2

Sin límite de tiempo… ni tampoco de limitantes sociales

Ahora bien, si estamos de acuerdo en que en las mujeres la fertilidad comienza a disminuir a partir de los 30 años, es importante hacer una distinción entre la biología y la psicología, ya que en muchas mujeres el deseo reproductivo comienza a partir de los 35 años, ante la cercanía de su edad límite para ser madres .2

Es decir, por un lado, el cuerpo se prepara y está en óptimas condiciones físicas para dar a luz, pero por otro lado, la economía, el tiempo práctico y la disposición hacen que muchas mujeres deseen postergar su maternidad hasta haber logrado una estabilidad financiera y emocional plena, para dar lo mejor de sí a sus futuros hijos, además, el concepto de familia ha cambiado diametralmente, y el esquema tradicional de padre, madre e hijos, se ha transformado a parejas del mismo sexo, o madres y padres solteros.

Sin embargo, el hombre también tiene un reloj biológico

Tradicionalmente los roles de género han ejercido una presión social a las mujeres en torno a la fertilidad y la maternidad a causa del ya mencionado reloj biológico, que las obliga a ejercer la maternidad antes de que “se les vaya el tren”.

Sin embargo, recientes investigaciones sugieren que el reloj biológico avanza sus manecillas también sobre los hombres, y más rápidamente de lo que por lo común se piensa: los riesgos de alteraciones cromosómicas en los espermatozoides comienzan a los 35 años y son significativas a partir de los 45 años.4

Esto queda de manifiesto ante los datos arrojados por el estudio dirigido por la Universidad de Stanford, que evidenció que los bebés producto de padres de “edad avanzada” (es decir, de más de 35 años) nacieron con peso bajo, convulsiones y asistencia respiratoria inmediata.4

Por otro lado, las cifras no son nada alentadoras para los hombres de 45 años o más, quienes tienen un porcentaje del 14% de probabilidades de tener un hijo prematuro; mientras que los de 50 años o más, rondan el 28% de propensión a que sus hijos requieran cuidados intensivos prenatales.4

El reloj biológico no indica sólo probabilidades y calidad, también marca enfermedades

También es cierto que algunas patologías pueden comprometer la fertilidad a mayor edad, como la endometriosis, que es más comúnmente diagnosticada en mujeres entre los 30 y 40 años de edad.

Aunque la endometriosis es una enfermedad benigna crónica que afecta tan sólo al 15% de las mujeres en edad reproductiva, puede desarrollar tejido endometrial fuera de la cavidad uterina, sobre todo en la cavidad pélvica o en los ovarios y producir un género de quistes llamados endometriomas, que incluso pueden aparecer en las trompas de Falopio o en el intestino, dando como consecuencia que las mujeres afectadas tengan dificultades para embarazarse.3-5

¿Cómo se puede retrasar/controlar el reloj biológico y ser madre en tiempo extra?

Puesto que la etapa de mayor fertilidad va de los 18 y hasta los 30 años en las mujeres, no hay manera de revertir dicho proceso ni extenderlo de manera natural, por lo que será importante cobrar conciencia de que una forma de “ganarle” al reloj biológico es actuar a tiempo y aprovechar el estado óptimo de la reserva ovárica, ya que no es la misma en diferentes edades.

Quizá debido a que las mujeres no siempre reciben esta información de parte de sus ginecólogos, es que no se aprovechan debidamente los avances y ventajas de las clínicas de fertilidad. De tal manera que, si una mujer desea ser madre entre los 30 y hasta los 35 años, es importante darle a conocer con oportunidad de la preservación de la fertilidad, pues se pueden guardar sus óvulos (egg freezing) para más adelante cuando esté plenamente lista y preparada para ser madre o formar una familia. Además, también se pueden preservar los espermatozoides de su pareja para cuando ambos estén de acuerdo.1

El tema de la fecundación in vitro, que aunque existe desde hace más de 40 años, aún no es tan conocido por muchas mujeres, básicamente consiste en la unión de un óvulo y un esperma fuera del cuerpo, es decir, en un laboratorio. Igualmente, se encuentra disponible la vitrificación de embriones, que es la unión de los óvulos con espermatozoides previamente congelados; pero eso será tema de otro artículo, por lo que te invitamos a que sigas atenta a nuestro blog. Por último, te recordamos que el tiempo sigue corriendo y si aún no tienes planes, nosotros tenemos uno que puede interesarte. Cree en UR Crea y comienza a planificar el futuro de tu próximo hijo, que nosotros nos encargaremos de todo lo necesario para su llegada.

 ¿Qué es UR Crea y cómo puede ayudarte si presentas problemas de infertilidad?

UR Crea Medicina Reproductiva cuenta con 30 años de experiencia en los servicios de medicina reproductiva y reproducción asistida. Contamos con diferentes tipos de tratamientos que son acordes a tus necesidades, por ello, efectuamos un protocolo de diagnóstico, que es la clave para poder ayudarte.

Nuestra red está integrada por un equipo de médicos especializados en gineco-obstetricia, biología de la reproducción, embriólogos, perinatólogos, anestesiólogos y personal de enfermería; todos ellos capacitados en la atención de sus pacientes.

Germinamos los sueños de quienes anhelan ser padres. Por ello, brindamos un ambiente de confianza, basado en la ética y en el profesionalismo de nuestro equipo, quienes otorgan un trato personal y humano. ¡Acércate y conócenos!

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Whatsapp
WHATSAPP idiomas
Whatsapp
WHATSAPP idiomas